domingo, 25 de junio de 2017

Comienzan las noches de música


Llega el verano a Salamanca y con él las noches de música en la calle para amenizar el calor. Este año la oferta se ha abierto con el Tres Acordes Fest, presentando una buena cantidad de músicos indie, de diferentes estilos (de música, eso si), que han estado tocando todo el día de hoy. Una propuesta diferente en un entorno diferente.
Hay que reconocer que se agradecía la brisa que soplaba de vez en cuando. Lo próximo es que ya empiezan las propuestas de San Esteban. Poco queda para que comiencen las noches de jazz. Esperemos que este año haya un buen número de días y que no sigan recortando como años anteriores. La cosa es que la música ha vuelto a la ciudad.


sábado, 24 de junio de 2017

[Crítica literaria] Ulises - James Joyce

Reto anual concluido con éxito, y no han hecho falta ni dos meses para completarlo. El año pasado, El Quijote, fue más duro, la verdad, aunque solo tenía una centena más de páginas. Pero bueno la cuestión es que el reto literario de este año se ha cumplido y hay que empezar a pensar ya en cuál será el del año que viene. Se admiten sugerencias, por supuesto. Aún no he pensado ni en qué será un reto, pero bueno, queda mucho tiempo para decidirlo. Algo se nos ocurrirá.


Título: Ulises
Autor: James Joyce
Editorial: Cátedra
Colección: Letras Universales
Páginas: 908 (18 capítulos, además tiene otras 189 páginas de comentario a la obra y la traducción).
Precio orientativo: 20.85€ (la edición física que tengo yo y comprado en Abril de 2017)

Pero ahora toca hablar un poquito del libro ¿no? Al fin y al cabo esto quiere ser una "crítica literaria". Y lo primero que voy a decir es la sorpresa que me he llevado con este libro. Llegaba a él con la idea de que era un "reto horrible", uno de esos clásicos inabarcables que sólo unos cuantos locos han llegado a terminarse. Uno de esos libros, recomendados en todos los cursos de filología pero que muy pocos filólogos han osado siquiera empezar.
Pero la verdad es que no ha sido para tanto, ni muchísimo menos. Puedo decir con sinceridad que me ha costado menos que El Quijote el año pasado. Y eso que este último se acerca más al tipo de libros que suelo leer. Puedo decir incluso que he disfrutado ciertas partes de la historia que nos cuenta Joyce en este experimento literario.
Porque el Ulises es, ante todo, un experimento. Una forma distinta de narrar una historia, de contar unos hechos, de involucrar al lector con los personajes. Naturalmente no tengo conocimientos literarios suficientes como para hablar folios y folios sobre lo que representa este libro dentro de la Literatura Universal, pero si puedo decir que es muy distinto a la mayoría de los libros que se pueden encontrar.
Consta de 18 capítulos, de longitud creciente, al menos hasta que dejaron de publicarse de forma periódica tras el capítulo 13. En cada uno de ellos Joyce experimenta un estilo distinto, llegando incluso a convertir su novela en teatro en el capítulo 15. Esto hace que no sepas muy bien a qué te vas a tener que enfrentar tras la siguiente página. Que, cuando te has acostumbrado a un estilo, cambia dramáticamente volviendo, una vez más, la lectura un proceso lento y tedioso. Hay capítulos que son un auténtico dolor el atravesarlos, mientras que otros... son algo más sencillos.
El ritmo es bastante lento, si lo comparamos con libros mucho más ligeros. Y es que contar 24 horas en 908 páginas no da para acelerar mucho ni para elipsis temporales importantes. Básicamente Ulises cuenta un día en la vida de Leopold Bloom, aunque realmente empieza contando el despertar de Stephen Daedalus, la representación que Joyce hace de su "yo" veinteañero. En cualquier caso, la historia principal gira en torno a ambos, aunque centrándose, como ya se ha dicho en Bloom.
Siguiendo el día de este publicista judío se puede vislumbrar una muy detallada fotografía de Dublín a principios del siglo XX. El Dublín auténtico, el de sus dublineses, desde los bajos fondos hasta la alta sociedad. Los temas de conversación y, sobre todo, las preocupaciones cotidianas que les acuciaban.
Precisamente, uno de los puntos más interesantes del libro es la forma en la que se representa el mundo interior de los personajes. Esta es la forma más brutalmente auténtica del proceso mental que me he encontrado nunca en una novela. Joyce representa los pensamientos tal y como ocurren, no sólo lo importante para la historia. Eso, naturalmente, hace que la historia sea mucho más complicada de seguir pero la dota de una magia especial, un hiperrealismo mental que, lejos de asustar, te llama a seguir indagando. Además, lo aprovecha para dotar a la historia de un contexto histórico y personal muy amplio. Llegamos a conocer a los personajes perfectamente aunque sólo pasemos un día con ellos.
Es, fundamentalmente, por este hecho que creo que cualquier escritor que se precie debería pasar por Ulises. Ya no sólo para ver una forma magistral, aunque muy poco ágil en la mayoría de los casos, de representar el pensamiento, si no también porque es un auténtico tratado de cómo contar un solo día y, al mismo tiempo, contar muchos años.
Y bueno, mención especial merece la obra maestra que constituye, bajo mi punto de vista, el capítulo 18, último del libro, que sirve como conclusión y cierre y en el que entiendes, con rotundidad, para lo que te has estado preparando durante los 17 capítulos anteriores. No quiero spoilearos nada pero, de verdad, yo con ese capítulo me quito el sombrero ante el maestro Joyce.

Ahora mismo tengo la impresión de que este es uno de esos libros que dejan poso, que se saborean con el tiempo y que, según vas recordando sus pasajes te va gustando más y más. No es una experiencia que vaya a recomendar, al menos no de forma directa. A mi me ha sorprendido muy gratamente, pensaba que iba a ser un ladrillo prácticamente imposible de terminar y al final me ha dado pena acabar la historia.
Pero tampoco quiero engañar a nadie, no es un libro fácil, no es una historia ligera con la que evadirte del día a día. Requiere mucha atención para poder avanzar, mucho interés para atravesar sus párrafos más áridos y una considerable fuerza de voluntad para no dejarlo abandonado en la mesilla de noche.
Si te haces con él, aprendes a domarlo y a apreciar sus aristas es una experiencia de la que no te vas arrepentir. Como digo, deja poso en el recuerdo, y es un poso muy agradable. Yo, desde luego, guardaré mucho mejor recuerdo de él que de... "Sobre la hierba de fumar de los Hobbits" xD. Tolkien se hace mucho más pesado en sus descripciones que Joyce en sus experimentos, pero ambos son artistas escribiendo, de eso no hay duda.
Por supuesto, si tenéis un amplio dominio del inglés, supongo que la cosa es leerlo en versión original. Dicen los expertos que la musicalidad que imprimió Joyce en sus páginas es digna de recordar. Para mi, de momento, ha sido suficiente con la magnífica traducción de Cátedra. (Se dice por ahí que la edición en catalán es fabulosa también, por desgracia es un idioma que no manejo).

La conclusión está clara esta vez, es un libro que me ha sorprendido mucho, para bien. Antes de empezarlo, e incluso cuando ya llevaba un buen número de páginas, decía que, naturalmente, no lo volvería a leer. Hoy ya no tengo tan clara esa afirmación, no descarto para nada una 2ª lectura dentro de unos años. Incluso me estoy planteando acercarme a "En busca del tiempo perdido" de Proust, algo que también negaba hace unos meses.
De verdad que si tenéis la mente abierta y fuerza de voluntad suficiente para que no pueda con vosotros os va a sorprender y os animo con él. Ahora, si lo que queréis son historias ligeras, de acción rápida y muchas intrigas, ni se os ocurra acercaros a Ulises, no es vuestro libro.


[...] Maeterlinck dice: 'Si Sócrates dejara su casa hoy encontraría al sabio sentado en el escalón de la puerta. Si Judas saliera esta noche sería a Judas adonde le dirigieran sus pasos.' Cada vida es muchos días, día tras día. Andamos por nosotros mismos, encontrándonos con ladrones, espectros, gigantes, ancianos, jóvenes, esposas, viudas, cuñados-en-el-amor, pero siempre encontrándonos con nosotros mismos. [...]

jueves, 22 de junio de 2017

Opening de la tercera temporada de Star


Hoy no tramos un trailer, traemos directamente el opening filtrado de la nueva temporada de Star contra las Fuerzas del Mal. En esta ocasión los cambios no son menores, como ocurrió con la 2ª e incluso se podría considerar que contiene muchos spoilers.
Ahora ya solo nos queda esperar hasta otoño, cuando será lanzada oficialmente en américa esta nueva tanda de aventuras de nuestra rubia favorita. Eso si, la espera será un poco más corta con el lanzamiento de la película el 15 de Julio. ¿Logrará salvar Mewni de las fuerzas del mal ahora que el poder de la magia está equilibrado?

miércoles, 21 de junio de 2017

Aunque parezca mentira, el verano acaba de empezar

Como todos los cambios de estación ¡tocan hadas! Pero esta vez vamos a cambiarle el idioma que las versiones castellana e inglesa ya las tenemos muy gastadas. Porque si, aunque parezca mentira por las temperaturas, hasta hoy no ha empezado realmente el verano.



Dado que sería incapaz de transcribir la letra, de momento, esta vez no puedo ponerla :S.

lunes, 19 de junio de 2017

Festival de la Luz y Vanguardias 2017


Como ya os anuncié ayer quería comentaros un poco el festival de la luz de este año. A mi, personalmente no me gustan, en general, estas nuevas expresiones artísticas. No las entiendo, no se. Las hay que me pueden gustar un poco más pero por lo general no son mi estilo. En cualquier caso me gusta que se haga cualquier tipo de actividad cultural que eleve la ciudad más allá de las despedidas de soltero/soltera o las distintas borracheras universitarias.
Así que defenderé siempre este tipo de iniciativas. Este festival de la luz ya se celebró el año pasado también y consiste en que los participantes exponen obras artísticas que utilizan la luz como elemento fundamental. La muestra principal se realiza en la plaza mayor donde proyectan diferentes creaciones sobre la fachada del ayuntamiento que sirve como marco e hilo conductor de las obras. Además de ello, en distintos puntos de la ciudad como la Casa de las Conchas, la Fachada de la Universidad, el parque de Colón, Anaya o, este año, el claustro de la Universidad Pontifica, se exponen otras creaciones seleccionadas.


En esta ocasión, además, proponían que la gente vistiera neones que iluminasen las calles y ayudasen a convertir todo el centro en parte de la muestra. Cabe decir que había que llegar pronto para proveerse de varitas, pero eso es una constante en este país. Como punto positivo respecto al año anterior esta vez han tenido la acertada idea, si es que ha sido a posta, de no planificar el evento con luna llena ya que, al tratarse de proyecciones, cuanta menor sea la luz, mejor se visualizan y, claro, el año pasado, con luna llena la noche más corta del año... pues se veía poco. Otra nota curiosa de este año ha sido la presencia de la policía montada durante la preparación de los elementos.


Para los rezagados, que quieran verla el año que viene, si vuelve, os recomendaría llevaros unas gafas de sol. Sí, de sol, de noche. Al oscurecer mucho la vista aumentan el contraste con lo proyectado y se aprecia mucho mejor el efecto. Eso o mirarlo a través de la pantalla de una cámara ya que se consigue el mismo efecto.


domingo, 18 de junio de 2017

La hipocresía de los piadosos

Hoy quería hablar del Festival de la Luz que se ha celebrado los últimos días en Salamanca pero al pasear esta tarde por la Rua Mayor he decido dejar ese tema para mañana y hacer una pequeña reflexión.
Vaya por delante que no seré yo quien me atribuya atributos (valga la redundancia) buenos o malos a los que me refiera en esta publicación, no soy yo quien debe juzgar eso y, además, yo no comulgo con las creencias a las que me voy a referir. Como el nombre de la entrada indica quiero hablar de los piadosos y más concretamente de los "amigos de la religión católica".
Y es que me fascina la capacidad que tiene este colectivo para hacer gala de hipocresía. Hoy en concreto me ha venido a la cabeza por el despliegue al que nos hemos visto obligados a asistir en la Rua Mayor y alrededores como motivo del Corpus. Altavoces a todo volumen retransmitiendo la misa por las calles de una ciudad que se ubica en un país que dice ser aconfesional en su Constitución.
Y esta vez no vale la excusa de la Semana Santa y su enorme valor cultural, el Corpus, a este nivel, en Salamanca, no se ha celebrado en mucho tiempo, aunque de un par de años a esta parte se hayan inventado ese recital. No me parecería mal si también se hiciesen este tipo de publicidad con el resto de las religiones, pero no veo por ningún sitio una celebración judía, musulmana, budista, pastafarista o lo que sea. Si me preguntan, yo prefiero que cada uno elija su momento y lugar de culto, con libertad, pero si se hace publicidad se debe hacer de todas, sin distinciones. De la misma forma que se ha aprobado por votación dar la medalla de Cádiz a su Vírgen, también se ha hecho con el Fliying Spaguetti Monster y también debe concedérsele, aunque sea una tontería.
De la misma manera, que RTVE emita la misa, puede ser un servicio a la sociedad, o no. Mi vecina, por ejemplo, es bastante mayor y ve la misa por La 2 todos los domingos. No pasa nada, de hecho a ella le permite no tener que salir de casa. El problema vuelve a ser, de nuevo, el agravio comparativo. No se ven otras homilías diferentes y si una es un servicio a la comunidad las demás también.
Por Salamanca no vi altavoces públicos publicitando el desfile del Orgullo o la manifestación contra la mina de Uranio.
Y el principal problema es que cuando se trata de hablar de este tema con las personas implicadas, las que se consideran piadosas, siempre ocurre lo mismo. Aluden a que no se las respeta a ellas, si se pide eliminar, pero nunca hablan del escaso respeto que demuestran hacia los que piensan diferente. Lo más gracioso viene cuando se buscan en las enseñanzas de Jesús, su profeta, y se ve que actuaba contrariamente a ellos, él hacía el bien, aunque fuera en su perjuicio, él no buscaba notoriedad ni el "¿Qué dirán?". No buscaba dar una limosna los domingos para expiar los robos a las arcas públicas el resto de la semana. No buscaba dañar a gente inocente, ni desmerecer a los demás, ni destruir a los que pensaban diferente.
Y, de verdad, que es algo que choca mucho con la filosofía que dicen seguir, la cual, después de muchos años en un colegio de curas puedo decir que conozco bien, compartirla o no y, sobre todo, las formas, ya es otra cosa. No entiendo en qué punto entran todos esos "piadosos" con las cuentas en Suiza, los que buscan a los monaguillos, o los niños del campamento parroquial, para hacerles cosas innombrables, los que despellejan con mentiras a los que tienen alrededor, con el único objeto de hacer daño, los que piden "para los necesitados", incluidos la casilla de la Renta, pero que luego no aportan a obras sociales más que una ínfima parte (recordemos que Cáritas sólo recibe el 2% del presupuesto que el Estado le da a la Iglesia Católica) y todas las demás joyitas que, eso si, luego van a confesarse y a misa todos los domingos. Sin olvidarnos, por supuesto, de esos que se piensan que los necesitados sólo lo son en época de Domund o cuando hay que hacerse la foto para el periódico. Eso recibe un nombre, hace muchos años, y es Hipocresía.

Por suerte hay mucha gente que no es así, empezando por el Papa actual que, de momento, ha demostrado detestar tanto la hipocresía como la maldad en general. Se está incluso planteando excomulgar a corruptos y defraudadores para que luego los Granados de la vida no puedan aludir a su amor por la Iglesia Católica y su necesidad de acudir a misa los domingos en la cárcel. Si nos fijásemos más en el mensaje y menos en el templo, el mundo sería mejor. Pero de momento...

viernes, 16 de junio de 2017

Satori nos presenta sus novedades en Letras Corsarias


Hoy se terminaba el ciclo de personajes invitados en La Conspiración de la Polvora, una interesante iniciativa llevada a cabo por las librerías Letras Corsarias (Salamanca), Intempestivos (Segovia) y La Puerta de Tannhauser (Plasencia). Ya os he contado algunos de los actos que han organizado, ya sabéis que yo he asistido a los que se realizan en Letras Corsarias. Lamentablemente no puedo ir a todos pero me consta que están gozando de mucho éxito y me alegra que iniciativas como esta salgan adelante.
Como os digo, hoy concluía el ciclo de este curso, y lo hacía con la editorial Satori, especializada en literatura japonesa y sobre Japón. Cumplen 10 años trayéndonos grandes libros y tocaba presentar las novedades de este 2017.
Como siempre fue un encuentro muy ameno, agradable e interesante. Si os gusta mínimamente la cultura nipona, o queréis saber más cosas sobre ella, no dudéis en echarle un ojo al catálogo de Satori, seguro que encontráis varios títulos interesantes.
Mi problema es, precisamente, que encuentro muchos de ellos muy interesantes.